No te quise ver


Siéntate.
Mírame.
No. Eso no.
Mírame.
Quiero que por una vez
me veas. A mí.
No otra vez a ti,
siempre a ti.
A mí.
Y ahora háblame.
Por una vez también
quiéreme
y dime la verdad.
Dime que nunca
me has querido,
que siempre
me has mentido.
Y luego, vete.
De una vez
y para siempre,
vete.
Yo aquí me quedaré
llorando para mí,
porque no te quise ver
y yo también me mentí.
Pero esta vez,
por fin,
libre y sin ti lloraré.

No hay comentarios:

Publicar un comentario